domingo, 13 de mayo de 2012

Anatomía, Tomo 2: Pecho

Recorrí tu pecho con mi mano.

Aún estábamos vestidos, y solamente tocaba tu pecho.

Recuerdo mi primer encuentro con él.

Parecía como que sobresalía un poco más de lo normal. En él, descansaba un collar dorado. Parecía que un torso para exponer en joyerías estaba en el colectivo, con su respetivo cuerpo. En un momento viraste ligeramente hacia la derecha, escondiendolo de mí, pero me valí de la ayuda de los vidrios para seguir apreciando, con y sin culpa, tu pecho descubierto. Se notaba que tenías un gran  gusto por el oxígeno, ya que respirabas con fuerza, silenciosamente.

Ese escote en v daba lugar a la imaginación, y así es como aprendí a amar a tu pecho en solo media hora.

Y luego, bueno, aca estoy, con mi mano derecha sobre el, reposando y sintiendo tu respirar, mientras te abrazo desde atrás.

Sí, se que dijimos que sería algo de una noche.

Es que creo que tambien mañana voy a necesitar reposar.

No hay comentarios.: