domingo, 21 de octubre de 2012

Escena #140.

Silencio! Silencio, todos! Malditos hipócritas, gritándome como si tuvieran conciencias limpias. Ustedes, hombres no pensantes y mujeres machistas que nunca tuvieron una situación desfavorable. Yo conozco a mujeres con ideas fuertes como metales, conozco mujeres que amaron y siguen amando. Tuve amigas que han muerto. Murieron por resistirse a que una lacra las toque contra su voluntad. Por resistirse a llevar en su propio vientre al embrión producto de una violación. Cada noche las recuerdo, pero ya dejé de llorar porque ellas me enseñaron que hay que luchar y ser fuerte para poder lograr un futuro diferente. Ahora estoy parado acá arriba porque ustedes me persiguen, me persiguen como alguna vez persiguieron a los negros, y ahora nos persiguen a nosotros. Ustedes no saben para nada lo que es caminar por la calle y que de repente un hombre se te acerque y empiece a ''piropearte''. Y si, hago comillas con los dedos porque esos no son piropos, porque incomodan, carajo. No quieren tus piropos, idiota. Y ese hombre se acerca cada vez más y  te agarra del brazo y te dice ''dale, putita, no te hagás la dificil'' y tratás de liberarte pero no, no podés. Porque tiene más fuerza que voz. Y llorás, y gritás por ayuda. Pero no, no podés. Porque estamos en un país acobardado, un país al que se le enseñó a no comprometerse. No te metas. No te metas. Vos, el de la remera azul! Vos sabés lo que es que alguien que no conocés te diga cosas que no te gustan y se te acerque cada vez más? Y que pose sus manos en tu entrepierna? Que empiece a tocarte? Y saque su pija y te la muestre? Y no voy a ser delicado ante vos, ante nadie, porque nadie es delicado ante quienes sufren estas cosas. Y nadie piensa seriamente en esto hasta que les toca, imaginen si esto pasara a sus madres. O a sus hermanas. O a sus hijas. Idiotas, descarados. Y no me vengan con eso de que ''lo buscan''. Nadie busca estas cosas, nadie lo hace. Podrán señalarme en la calle, podrán divulgar rumores, pero yo ahora voy a bajarme y saldré caminando, y daré mi vida por las mujeres y aquellas otras personas que sufran estas cosas. Adiós, tu, y tu, y tu, hipócrita. Y tu, maldito. Y esperemos que nunca tengan que pedir mi ayuda.

No hay comentarios.: